Bitcoin: ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

La alternativa del mundo financiero, Bitcoin se presenta como un medio de pago alternativo sobre el que los Estados no tienen control. Lo que te sorprende cuando escuchas sobre bitcoin es la loca progresión de su precio.

Obviamente, le da ganas de arriesgarse e invertir todo su dinero y tomar la carretera de la especulación con la esperanza de convertirse en millonario en unas pocas semanas. Pero, más allá de su aspecto especulativo, ¿para qué es realmente esta nueva moneda? Aquí es donde a menudo las cosas se ponen difíciles.

que es bitcoin y como funciona

Bitcoin es una moneda virtual cuya única función es realizar pagos en línea, sin un intermediario, ni más ni menos. Su increíble crecimiento tiende a oscurecer este aspecto fundamental.

Bitcoin no tiene existencia física y no depende de ningún banco central. No podemos apagarlo, su sistema está basado en una red, la “Blockchain”, alimentada por decenas de miles de computadoras en todo el planeta.

Debe verse como un libro de cuentas gigante considerado inviolable, en el que se enumera el historial de todas las transacciones. Poco se sabe sobre el creador de bitcoin, el muy misterioso Satoshi Nakamoto. Su existencia se reduce a unos pocos rastros en Internet. No hay fotos de él y es muy probable que su nombre sea un seudónimo.

El Bitcoin nació después de una crisis financiera

La mayor parte de su trabajo se llevó a cabo a finales de 2008, cuando comenzó la crisis financiera, muchos especialistas consideran su proyecto como una forma de liberarse de la banca y los Estados, cuya responsabilidad luego fue puesta en tela de juicio, pero Satoshi Nakamoto nunca ha confirmado estas afirmaciones.

Leer  ¿Qué es un contrato inteligente de criptomonedas?

Evocando en sus escritos el origen de bitcoin, se contenta con señalar las deficiencias técnicas de la época. Por tanto, su ambición es desarrollar un sistema alternativo más eficiente. El matemático parte del postulado de que estamos obligados, a garantizar nuestras transacciones, a recurrir a las instituciones financieras.

Esta situación genera, según él, costes demasiado elevados y la aceptación de una cierta cantidad de fraudes. “Lo que necesitamos, escribe Nakamoto, se trata de una forma de pago electrónico que se basa en evidencia criptográfica, que permitiría que dos posiciones puedan hacer transacciones entre ambas sin recurrir a una tercera posición de respaldo”. Así nació Bitcoin.

La confianza que tanto aprecia Nakamoto está garantizada por los “mineros”. El término se refiere a las personas que aprovechan la potencia informática de sus computadoras dominadas para validar transacciones.

Es esta “prueba de trabajo” la que hace que la cadena de bloques sea a prueba de manipulaciones. Hackearlo requeriría proporcionar más de la mitad del poder de todos los mineros.

Es difícil evaluar el costo de una operación de este tipo, pero es difícil imaginar a un individuo gastando una fortuna gigantesca para piratear un sistema que colapsaría en un segundo y del que ya no podría beneficiarse.

El protocolo está diseñado para no superar el umbral de 21 millones de unidades en circulación. Es poco y mucho al mismo tiempo (un bitcoin se puede dividir hasta 100 millones de veces). Los mineros también se encargan de la creación de dinero, se les envía una compleja ecuación matemática cada diez minutos y la máquina más rápida recibe una recompensa en bitcoin.

Leer  ¿Qué son y cómo conseguir altcoins?

Dividido por dos cada cuatro años, actualmente son 12,5 bitcoin y la última unidad se producirá alrededor de 2140. Los mineros finalmente son remunerados con tarifas de transacción, cuyo monto varía según la congestión de la red (desde unos céntimos hasta varios diez euros).

¿Oro dígital? Números y letras

Según sus partidarios, el protocolo bitcoin confiere a esta criptomoneda un estatus de oro digital: al liberarse de la creación monetaria de los Estados, puede ser asimilada a un refugio seguro. En marzo de 2013, por ejemplo, muchos clientes de bancos convirtieron sus tenencias en bitcoin, justo antes de la introducción de estrictos controles de cambio.

Sin embargo, ¡no invierta sus ahorros pensando en protegerlos! Al no estar sujeto a ninguna regulación, bitcoin genera una fuerte especulación. Las caídas de dos dígitos siguen regularmente a incrementos fenomenales.

Muy bien, dirás. Pero, ¿cómo puedo ser dueño de un bitcoin? Simplemente por una serie de números y letras que constituye una clave virtual. Es única y nunca debe comunicarse, cualquiera que la tenga puede usarla y gastar sus bitcoin.

Por lo tanto, debe almacenarse en un lugar seguro protegido contra el robo de datos. Cuando realiza una transacción en la red, genera otra clave, más rudimentaria, que actuará como su firma en la cadena de bloques.

Contrariamente a la creencia popular, bitcoin no es anónimo, todas las transacciones están disponibles gratuitamente en la red y un especialista puede identificarlo rápidamente si ha estado activo. Al hacer clic en su clave, puede encontrar todo tipo de información interesante, el monto de sus transacciones, destinatarios de fondos, etc. Por lo tanto, no diremos que bitcoin sea anónimo, sino “seudónimo”.

Leer  Bifurcaciones de Bitcoin: Guía completa para principiantes

¿Es probable que todas estas características cambien con el tiempo?

Sí, es una posibilidad. Bitcoin está diseñado como código abierto, es decir que cualquiera puede, en cualquier momento, proponer una modificación. Por tanto, podemos imaginar que algún día habrá más de 21 millones de bitcoin en circulación o que se le asignen otras funciones además del simple pago (añadiéndole condiciones, por ejemplo).

Pero la criptomoneda es desarrollada por una comunidad heterogénea que reúne a informáticos, grandes empresas del sector y usuarios. Para que los cambios sean validados, deben ser aceptados por la mayoría de los participantes de la red, y al final, todo el mundo sigue siendo libre de adoptar los cambios actualizando su software o no.

Por lo tanto, dos veces desde el lanzamiento de bitcoin, una parte minoritaria de la comunidad ha optado por crear una rama competidora: bitcoin cash (agosto de 2017) y bitcoin gold (octubre de 2017) nacieron de estas diferencias. Es probable que estos cismas sean cada vez más frecuentes: bitcoin está condenado a evolucionar para hacer frente al número exponencial de sus usuarios y transacciones. Al igual que la fiebre del oro en el siglo XIX, las olas especulativas en torno a las criptomonedas solo podrían ser el comienzo, lleno de acontecimientos, de una larga historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *